Ya hay quien vuelve de las merecidas vacaciones, otros estamos aún pensando a donde escaparnos. Siempre me ha parecido curioso que lo que a ti te parece el viaje del año consiste en visitar esa ciudad, pueblo o playa de las que otras gentes salen para buscar un sitio más emocionante. Al final la clave está en ese cambio de aires, en cambiar rutinas, horarios y vistas. Y hasta el sitio más “normal” para ti puede ser el más exótico para el que viene.

Sin embargo hay algo que siempre me ha inquietado y es que las vacaciones tienen una fecha  de caducidad y que si son emocionantes o relajantes, sólo parecen serlo para unas semanas.

¿Y si pudieras traer parte de esas vacaciones a tu vida “del resto del año”? Tranquilidad mientras lees un libro; invertir unas horas en hacer “nada”;  salir a comer; ponerte ropa cómoda; pero sobre todo hacer esas cosas que tanto te gustan.

¿No es muy cruel decirle a tu niñ@ interior que esas cosas no son de este mundo, que son sólo para las vacaciones? ¿Dónde está escrito que sólo se disfruta de la vida en vacaciones? (ya estamos con otra “creencia limitante»…pues esto se puede cambiar).

Este año te propongo un ejercicio nuevo

Igual que planeas con mimo tus vacaciones (aunque sea la semana antes, que ya nos conocemos…) te propongo que “planees” también la vuelta.

No se trata de hacer una agenda repleta de tareas que “tienes que hacer”. Se trata de anotar al menos 3 cosas que “quieres hacer” a partir de septiembre. Razones para volver, razones para disfrutar a tope de las vacaciones de verano porque esta vez no oirás esa voz diciéndote:

”Ya se acaba lo bueno, ahora a lo de siempre”

Empieza a oír…

“Cuando acabe de descansar estas vacaciones me voy a poner a…”

(y los ojos te harán chiribitas…esa es la medida)

Importante: que sean cosas que “quieras” hacer y mucho mejor si son cosas que “soñabas” con hacer pero con las que no te atreviste hasta ahora, ésas que siempre pospones porque “no es el momento”, ésas por las que volver te hace sentir la emoción de lo nuevo, lo emocionante, lo que te mueve.

Este verano yo me he propuesto disfrutar de las vacaciones pero sobre todo ya estoy empezando a disfrutar de la vuelta ¿y por qué no? ¿te animas a hacer la prueba?